La abdicación del virrey. JORDI BONET I MARTÍ, El País, 22/08/2014

La figura de Pujol no es la de un político cualquiera, sino la del hombre que permitió al catalanismo conservador expiar el oprobio de su adhesión al golpe de estado de 1936 y que afianzó las bases del régimen de 1978. Para vergüenza de una nación que ha mantenido en el olvido a los verdaderos resistentes —Quico Sabater, Josep Lluís Facerías, Miguel Núñez, Sebastià Piera…—, el hombre-símbolo fue el resultado de una exitosa operación mediática ideada por Josep Benet a fin que la burguesía catalana recuperara sus credenciales democráticas.

Articulo entero

Anuncis

Publica un comentari

Required fields are marked *
*
*

%d bloggers like this: